Menú Cerrar

Tips para disminuir tu ansiedad en una exposición

Todos nosotros sin importar el exceso o la falta de confianza que nos tengamos, hemos pasado por un momento de ansiedad y nervios al exponer frente a un público y es completamente entendible, muchas veces de esa sustentación dependerá aprobar una materia, pasar la tesis, subir de cargo o muchos otros factores que nos acercan a cumplir nuestros sueños.  

Por este motivo, quiero mostrarte las formas de relajar tu cuerpo, tu mente e incrementar la concentración; así, cuando te enfrentes a este proceso te encuentres completamente preparada(o) y segura(o) de tus conocimientos y aptitudes. 

  1. Prepara muy bien tu discurso: la improvisación no es muy común en aquellos con pánico escénico, es por esto que se debe tener un buen dominio del meta y un excelente hilo conductor para que no vayan a quedar ideas sueltas, se debe ensayar muchas veces ya sea solo o frente a alguien con el fin de conocer los vacíos que se tienen e ir puliéndolos. 
  2. Utiliza bien las ayudas audiovisuales: las presentaciones digitales deben ser una ayuda para el expositor y no una herramienta para la audiencia, puesto que es un distractor muy grande y quita la atención al expositor, no se debe introducir mucho texto debido a que el público se enfocará en leer y no en escuchar, de igual manera, se deben poner máximo 10 diapositivas sin importar el tema debido a que muchos slides aburren (puedes ponerles numeración para que las personas sepan cuando esta cerca a terminar y estén más atentos) y finalmente estas herramientas audiovisuales deben tener colores e imágenes acordes a la temática que hagan la presentación dinámica y pulcra, recuerda que todo entra por lo ojos, entonces deberás esforzarte también en tu presentación. 
  3. No trates de memorizar todo: puesto que si te llenas de nervios o te da demasiado pánico olvidaras lo que debes decir independiente que lo hayas repetido mil veces, es por esto que aunque si debes ensayarlo varias veces, preferiblemente deberás aprenderte aquello sumamente importante como por ejemplo: el titulo, el orden, los conceptos básicos de cada tema a tratar y los datos o cifras específicas que menciones. 
  4. Maneja la respiración para calmarte: cuando haces ejercicios respiratorios antes de tu presentación disminuyes notablemente la ansiedad, los tips de respirar profundo y contar hasta 10 o, inhalar por la nariz por dos segundos, mantener el aire cinco segundos exhalar por cuatro segundos por la boca; son de gran ayuda, dado que al manejar un ritmo en el respirar disminuyes la taquicardia y se calman tus niveles de ansiedad. 
  5. Ten buena postura y expresión corporal: independiente de los nervios debes evitar a toda costa moverte repetitivamente porque demuestras tu ansiedad al público, adicionalmente debes velar por tener una postura totalmente recta y hacer uso de tus manos para expresar tus conceptos. 
  6. Mira las personas a los ojos: Cuando miras a las personas a los ojos demuestras que dominas el tema y que no estas improvisando o inventando, es por esto que el contacto visual te da mucha seguridad, confianza y te permite conectarte con tu audiencia. Este factor es muy importante cuando tienes jueces o evaluadores a los que debes exponerles directamente a ellos, intenta practicar exponiendo mirándote a los ojos frente al espejo. 
  7. No lleves distractores en tu vestir: En ocasiones y principalmente las mujeres usamos manillas con sonidos o camisas con flecos que pueden distraer a las personas en el momento de exponerles o hasta distraernos nosotros mismos, es por eso que cuando hacemos un discurso lo mejor es tener ropa formal con colores neutrales y primordialmente que no generen ruidos ni movimientos. 
  8. Utiliza el movimiento de las manos para relajarte: Cuando expresamos los conceptos con las manos, en muchas ocasiones logramos decir mejor los temas que queremos comunicar, y nos ayuda a movenos y no lucir tiesos al exponer. Esta fluidez de las manos permite en muchas ocasiones alivianar los nervios y lucir menos tensos. 
  9. Practica muchas veces: Un buen discurso se debe ensañar, y muchas veces, es por esto que resultará muy útil practicarlo frente a tus familiares, amigos, mascotas, solo, e incluso frente al espejo es muy significativo debido a que observas tus movimientos y analizas que aspectos puedes mejorar de tu postura. 
  10. Por último, es importante que mires como grandes líderes realizan sus discursos, de qué forma caminan, mueven las manos e interactuan con el público, no necesariamente para copiar todas sus expresiones corporales sino para aprender de su autoconfianza y carisma.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *